martes, 25 de marzo de 2014

Clase teórica Historia de la "Danza aérea"

Historia de la "Danza aerea"

Acrobacia en tela
Todos quieren
volar

Cada vez más personas se animan a amarrarse, trepar y hasta colgarse de largas tiras de tela; todo con la intención de poner en forma su cuerpo y, además, experimentar la deliciosa sensación de flotar en el aire  Betzy Barragán/ Fotos:
Natalia Brand y Rodolfo Beer
“¡Quisiera tener alas!” ha sido, probablemente, el pensamiento de quienes en su afán de emular a los pájaros han ideado cualquier cantidad
de artilugios que les permitan surcar
los cielos o, por lo menos, aproximarse
a tal hazaña. Sería esta la razón por
la que Leonardo Da Vinci se empecinó
en estudiar durante tanto tiempo la posibilidad de que un hombre ataviado con “unas alas grandes y debidamente sujetas al cuerpo” pudiera alzar vuelo. Porque cuando de querer volar se trata,
el límite sólo lo pone la imaginación y la audacia de cada quien.

Tal es el caso de la acrobacia en tela, una práctica que es propia del circo, pero que con el tiempo se ha extendido al común de la gente.

Talía Falconi, una de las directoras de Río Teatro Caribe, y Silder Briceño, integrante del Teatro Naku, conocedores de esta disciplina circense, explican su experiencia como instructores y amantes de este tipo de acrobacias.
Un poco de historia

Pero, ¿de dónde vienen estas famosas telas? Si bien nadie se atreve a precisar con exactitud los orígenes de esta práctica, algunos coinciden al decir que sus raíces se encuentran en un tipo de yoga que consiste en colgarse de unas cuerdas, las cuales permiten tomar ciertas posturas para hacer las meditaciones. También está la llamada cuerda de la India o Cuerda Indiana, muy usada por los acróbatas del circo, quienes han tomado del yoga, en buena parte, los amarres y las figuras más vistosas.

Se cree que la acrobacia en tela es una derivación de dicha cuerda. “La necesidad de conseguir nuevas formas expresivas impulsó la experimentación con distintos elementos y materiales —comenta Talía Falcón—; es así como se incorpora el uso de la tela para realizar las mismas acrobacias que en un principio se hacían con la soga en una sola línea”.

Brasil es uno de los países pioneros. En el vecino país se le llama tecido circense, y al igual que en Argentina, es una materia que se estudia con rigurosidad en las escuelas de circo de larga trayectoria.
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario